Spotify y la editorial Wixen llegan a un acuerdo económico que pone fin a un proceso judicial iniciado en 2017 28/ene/2019

Patricia Muñiz de la Oliva Derechos PI / Derechos patrimoniales

El pasado mes de diciembre de 2018, la editorial musical Wixen Music Publishing, Inc. (Wixen) y el servicio de música en streaming Spotify, llegaron a un acuerdo por valor de 1.600 millones de dólares (algo más de 1.400 millones de euros) tras la demanda interpuesta por la editorial en concepto de infracción de derechos de autor.

En 2017, la editorial musical Wixen interpuso una demanda contra Spotify por no haber notificado a los autores y compositores la puesta a disposición de sus canciones en la plataforma, además de no haberles abonado las cantidades correctas que les correspondían por las escuchas. En concepto de compensación, la demandante solicitaba hasta 150.000 dólares (132.217€) por canción, cifra recogida legalmente en título 17 U.S. Code § 504 – (Remedies for infringement: Damages and profits), por lo que la cifra total ascendía a 1.600 millones de dólares (más de 1.400 millones de euros).

La licencia de reproducción mecánica que debe obtener un servicio o plataforma de música en streaming como Spotify, es una de las licencias denominadas obligatorias o compulsory licences, que son determinadas por el Copyright Royalty Board cada cinco años en un procedimiento regulado (algunas de dichas licencias y sus tarifas fueron recientemente actualizadas). En base a esto, Wixen alegaba que Spotify conocía las cantidades que debía abonar a los autores, y que sin embargo no hizo correctamente.

Con las novedades legislativas que aporta la Music Modernization Act (MMA), situaciones como las acontecidas entre las partes del caso, será difícil que vuelvan a producirse para casos que hayan acontecido después del 1 de enero de 2018, ya que la MMA como ha venido informando el Instituto Autor, prevé la creación del Colectivo para las Licencias Mecánicas (Mechanical Licensing Collective), entidad que actuará como intermediaria para la gestión de las licencias mecánicas digitales. Asimismo, permitirá que un usuario que no sea capaz de localizar y notificar al autor de una canción, pueda dejar consignadas las cantidades generadas en concepto de derechos de autor. Lo anterior supondrá que el usuario no podrá ser demandado por dichos conceptos.

Fuentes: The Verge, The Rolling Stone, Instituto Autor

No te pierdas nuestra newsletter

Te enviaremos máximo un email por semana y no compartiremos tu email con terceros.