EE.UU.: Pendiente de decisión judicial el caso sobre el incendio del almacén de Universal Music Group donde se quemaron numerosos máster de grabación 11/nov/2019

Patricia Muñiz de la Oliva   Derechos PI / Derechos patrimoniales

El 4 de noviembre de 2019, se debatió en sede judicial, la petición de desestimación de demanda de UMG Recordings, Inc. (UMG) contra la demanda colectiva interpuesta por varios titulares de derechos, artistas y herederos solicitando en concepto de daños y perjuicios 100 millones de dólares (90.5 millones de euros), tras el incendio ocurrido en el año 2008 en el almacén que UMG tiene en Hollywood, donde se sospecha que se quemaron cerca de 500 mil máster de grabación (master recordings), entre los que podrían encontrarse grabaciones originales de artistas como Ray Charles, Judy Garland, Louis Amstrong, R.E.M. y Nirvana, entre otros muchos.

El 1 de junio de 2008, se produjo un incendio en los almacenes de Universal Studios Hollywood tras la realización de unos trabajos de reparación. En dichos almacenes se guardaban tanto películas de NBC Universal (NBC) como los máster de grabaciones fonográficas de UMG, que alquilaba el espacio a NBC. En declaraciones posteriores al incendio UMG afirmó que los daños eran de escasa importancia, y que sólo habían resultado dañados algunos máster de grabación pertenecientes a los años 40 y 50. El 23 de diciembre de 2009, UMG demandó a NBC para recuperar las pérdidas y daños sufridos por el incendio, permaneciendo la gran mayoría de los documentos presentados en aquél procedimiento confidenciales, a petición de UMG. Dicho procedimiento acabó en un acuerdo extrajudicial entre UMG, NBC y la aseguradora.

Tras la publicación en la revista del New York Times de un reportaje especial de investigación sobre el incendio, donde se sacaban a la luz datos que hasta la fecha habían permanecido ocultos y completamente ignorados por los potenciales titulares de derechos afectados; Soungarden, y otros titulares, en nombre propio y en nombre de otros representados, interpusieron una demanda colectiva en junio de 2019 ante la división oeste del Tribunal Central de California, solicitando 100 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios por la destrucción de los máster de grabación originales.

La demanda colectiva se interpone en nombre de todas las personas o entidades, sus herederos, sucesores y cesionarios, que firmaron acuerdos de grabación con UMG y que establecían un reparto del 50/50 de los ingresos procedentes de la concesión de licencias de uso por parte de terceros de los máster de grabación que incorporan sus obras musicales, que fueron guardados en el almacén arrendado por UMG y destruidos en el incendio; esperan además, que se pueda dilucidar en el juicio mediante pruebas a las que no pueden acceder, el alcance real de los daños.

Los afectados alegan en su demanda, que se ha producido un incumplimiento de contrato por dos razones: la primera, la incapacidad de UMG de compartir los ingresos derivados de los máster de grabación (según los contratos el 50%) tras los acuerdos alcanzados con NBC y la aseguradora para evitar un juicio, así como compensaciones adicionales por la pérdida de los soportes donde iban incorporadas las obras musicales. Dichas cantidades según los demandantes fueron abonadas a UMG a tanto alzado para compensar los ingresos que dejarían de percibir por no poder ser licenciado el uso a terceros de los máster.

La segunda razón versa sobre el incumplimiento de contrato respecto al depósito, alegando la parte demandante que cualquiera que sea el deber de cuidado que UMG requiera para preservar y mantener los masters de grabación, es evidente que, UMG incumplió negligentemente su deber de cuidado, al conservar los máster en un almacén que no estaba dotado de las medidas adecuadas contra el fuego. Prosiguen los demandantes alegando que, UMG ocultó la pérdida de los máster durante once años, por lo que se debe "presumir que intencionalmente, o por negligencia grave, permitió que se produjera la pérdida o lesión" (California Civil Code, § 1838)

En virtud de lo anterior, UMG defiende que los hechos narrados por el artículo del New York times contienen numerosas imprecisiones, declaraciones engañosas, contradicciones y malentendidos fundamentales sobre el alcance del incidente y los activos afectados, y que los artistas “solo les corresponde recibir sus derechos de propiedad intelectual y nada más”. Ante esto último, los abogados de los artistas argumentaron en sala que, mientras que las productoras son poseedoras de los máster que se perdieron, los artistas deben poder recibir su parte del dinero del seguro, debido a que, además de los derechos devengados por los ingresos que produce la música grabada, la mayoría de los contratos de grabación estipulan una división del 50/50 para cualquier ingreso adicional generado por cualquier otro uso de la grabación de sonido, incluyendo en este lo pagado por la aseguradora.

El caso está pendiente de la decisión judicial en cuanto a la petición de desestimación de demanda planteada por UMG.

Fuentes: Class Action filed the 06/21/19 before the United States District Court Central District of California Western Division, Soundgarden and others vs. UMG Recordings, Inc., The New York Times, Court House News, Complete Music Update.​

No te pierdas nuestra newsletter

Te enviaremos máximo un email por semana y no compartiremos tu email con terceros.