España: El Tribunal Supremo confirma la existencia de plagio en dos obras que reproducían de forma literal epígrafes de una tesis doctoral 17/feb/2020

María Alejandra Cárdenas Gutiérrez Derechos de PI/Jurisprudencia

El 16 de enero de 2020, el Tribunal Supremo confirmó sentencia de apelación en un juicio por plagio de una tesis doctoral, por medio de la cual se declaró que el demandado, un profesor de Historia del Derecho de la Universidad de Burgos, habría vulnerado los derechos de autor del demandante, un alumno que bajo su dirección, elaboró el trabajo de investigación respecto del cual realizó una copia literal en dos ocasiones.

Los hechos que sustentaron la acción, se derivan de la copia literal por parte del demandado del trabajo de investigación titulado “Las Leyes de Burgos, precedente del derecho internacional y del reconocimiento de los derechos humanos" de autoría del demandante que, tal y como se indica en la sentencia, había sido supuestamente copiado en dos ocasiones por el demandado, en el libro titulado “Las Leyes de Burgos de 1512 V Centenario" y en el artículo titulado "Las Leyes de Burgos de 1512 y la doctrina jurídica de la conquista", los cuales contenían una reproducción casi literal de los epígrafes 2 y 3 del trabajo descrito.

Como consecuencia de lo anterior, el demandante solicitaba que se declarase al demandado culpable de vulnerar sus derechos de autor, y que se le condenase a pagar una indemnización de los daños y perjuicios ocasionados, conforme a los beneficios que hubiere percibido por la utilización ilícita de la obra, y el daño moral. En contraposición, tal y como se evidencia en el fallo, el demandando solicita que se desestimen las pretensiones del demandado y en primera instancia, el 15 de noviembre de 2016 el Juzgado de lo mercantil Nº 1 de Burgos falló a su favor, al determinar que el trabajo de investigación carecía de originalidad suficiente, ya que el mismo versaba sobre una conferencia impartida por el demandante, para la cual el profesor demandado le había facilitado información.

En apelación, el 17 de mayo de 2017 la Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Burgos condenó al demando al pago de una indemnización por daño moral, debido a la existencia de una vulneración del derecho de autor del alumno derivada de la copia literal de su trabajo de investigación, al advertir que “... cuando se fotocopia un manual universitario se produce una infracción del derecho del autor a la reproducción de su obra con independencia de la mayor o menor originalidad del manual en cuestión, porque la protección está ligada al derecho de propiedad del autor sobre aquello que ha escrito",

A continuación, el demandando presentó un recurso de infracción procesal el cual fue inadmitido, y un recurso de casación, que fue admitido, y el cual sustentó en la infracción de la doctrina jurisprudencial de la Sala Civil del Tribunal Supremo, en tanto no se exigió originalidad a la obra del demandante.

El Tribunal Supremo, luego de realizar varias aseveraciones al respecto, procedió a desestimar el motivo del recurso de casación y a confirmar la sentencia de apelación. En primer lugar,  advirtió que el trabajo de investigación de autoría del demandante se considera como una obra literaria científica dentro del área de conocimiento de la historia del derecho, por lo que era objeto de protección por la propiedad intelectual, y que si bien “...es cierto que no cualquier texto escrito goza por sí solo de originalidad, pues se exige un mínimo de creatividad intelectual”…”esa exigencia de creatividad no justifica que, en un ámbito como el del presente recurso (estudios de Historia del Derecho), se asocie con el juicio que sobre la originalidad de las ideas expuestas pudieran hacer los conocedores de la materia, sino con la forma en que son expuestas”.

A continuación, señaló que, aun cuando pudiere llegarse a considerar que los epígrafes copiados por el demandando no fueren acontecimientos nuevos, es decir que ya fuesen de conocimiento en la historia del derecho, “lo verdaderamente relevante es que, sin perjuicio de las pertinentes citas de las fuentes de las que se tomó este conocimiento, la forma en que se expuso difería de lo ya existente y no constituía un lugar común”.

Finalmente, el Tribunal Supremo indicó que toda vez que se probó que el demandado realizó una copia casi literal del trabajo de investigación del demandante, no le era permitido al demandado “…escudarse en que las ideas transmitidas constituían un conocimiento común para negar originalidad a la obra parcialmente reproducida. El plagio se verifica con la reproducción literal del texto”.

 

Fuente: España. Juzgado de lo Mercantil N.º 03 de Madrid. Sentencia N.º 392/2019 de 13 de noviembre de 2019

No te pierdas nuestra newsletter

Te enviaremos máximo un email por semana y no compartiremos tu email con terceros.