Internacional: Entra en vigor el Tratado de Beijing sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales 30/abr/2020

Verónica Belén Bernal Castañeda Derechos PI/Legislación

El pasado martes 28 de abril de 2020, entró en vigor el Tratado de Beijín sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales (tras la ratificación de Indonesia el 28 de enero de 2020, que avanzó el Instituto Autor), que tiene por objeto reforzar a nivel internacional los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes de obras audiovisuales, tanto patrimoniales, como morales.

Al respecto de los derechos patrimoniales, esta protección pretende contribuir a fomentar los ingresos económicos de los artistas interpretantes o ejecutantes de obras audiovisuales, mediante el reconocimiento de los derechos exclusivos de reproducción, distribución, alquiler, comunicación y puesta a disposición de la obra al público de las interpretaciones o ejecuciones fijadas en formato audiovisual. 

Además, su art. 12.3, establece la posibilidad de que las partes contratantes puedan establecer en sus legislaciones nacionales un derecho de remuneración por la cesión que los intérpretes puedan hacer de estos derechos al productor.

En España, los artistas intérpretes y ejecutantes gozan de estos derechos desde la aprobación de la ley de propiedad intelectual de 1987 (véanse art. 105 y ss. LPI vigente). Tanto los actores y demás intérpretes propiamente audiovisuales como los artistas musicales se benefician de estos derechos por el uso de sus interpretaciones en el marco de grabaciones audiovisuales, siendo también titulares de un derecho de remuneración, en los ámbitos de comunicación pública y puesta a disposición.

Adicionalmente, el Tratado confiere a los artistas intérpretes o ejecutantes el derecho moral de paternidad y el derecho a impedir la distorsión, mutilación u otras modificaciones en sus interpretaciones o ejecuciones que perjudiquen su reputación. En España, el art. 113 de la LPI vigente les confiere estos derechos morales.

Los Estados adheridos a este Tratado, tendrán que armonizar sus legislaciones para garantizar el cumplimiento de los avances previstos y establecer los recursos correspondientes para disuadir y sancionar los actos tendientes a infringir los derechos previstos a favor de los artistas interpretantes o ejecutantes de obras audiovisuales.

Cabe destacar que el Tratado de Beijín pretende generar mayores inversiones en el sector audiovisual y promover la creación de legislaciones de derechos de autor y derechos conexos eficaces, con el fin de fomentar el intercambio y acceso internacional de los mercados extranjeros, tomando en cuenta las tecnologías de la comunicación y la información en ámbitos como plataformas de servicios digitales, aplicaciones de contenido y normas y tecnologías de transmisión.

 

Fuentes: WIPO: “Tratado de Beijing sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales”, Reseña del Tratado de Beijing sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales (2012).

No te pierdas nuestra newsletter

Te enviaremos máximo un email por semana y no compartiremos tu email con terceros.