¿Tienes dudas?
Si necesitas más información o ayuda, contacta con nosotros.
¿Cuáles son los derechos de explotación de un programa de ordenador?


El derecho de reproducción

Se reconoce al titular la facultad de autorizar o prohibir la reproducción total o parcial, incluso para uso personal, de un programa de ordenador, por cualquier medio y bajo cualquier forma ya fuere permanente o transitoria.

El derecho de transformación

Se reconoce al titular, la facultad autorizar o prohibir la traducción, adaptación, arreglo o cualquier otra transformación de un programa de ordenador y la reproducción de los resultados de tales actos, sin perjuicio de los derechos de quien transforme el programa de ordenador.

Por tanto, corresponderá al titular, el derecho de autorizar las versiones sucesivas del programa o las transformaciones que resultasen precisas para adaptar el programa original a las necesidades del usuario legítimo del mismo.

No obstante, se admitirá la transformación sin autorización por parte de su titular cuando adquirido lícitamente un programa, éste no fuese compatible con el sistema operativo que utiliza el usuario y se hiciesen sobre el programa las transformaciones y adaptaciones necesarias para garantizar la interoperabilidad.

El derecho de distribución

Se reconoce al titular la facultad de autorizar o prohibir cualquier forma de distribución pública del programa, es decir, su comercialización o puesta a disposición del público a través de soportes tangibles, incluyendo el alquiler del programa original o de sus copias

El derecho de comunicación pública

El TRLPI no hace mención expresa a esta facultad de explotación respecto de los programas de ordenador. De acuerdo con la doctrina, ello trae causa en el hecho de la amplitud de los supuestos previstos para la reproducción en el art. 99 a) TRLPI que incluyen la ejecución y la transmisión, facultades propias del derecho de comunicación pública tal como se define este derecho en el art. 20 TRLPI. La redacción del art. 99 TRLPI resulta un tanto ambigua y poco precisa de modo que su formulación da lugar a controversias en cuanto a su interpretación.